jueves, 16 de octubre de 2008

Reproductores de música y otros aparatos similares adelantarían la sordera hasta en 30 años


El uso excesivo de reproductores de música con audífonos provocaría que eventuales problemas de audición se presenten con un adelanto de 30 años, por lo que muchos más jóvenes se verían afectados con estos males.

Así lo afirmó el presidente de la Sociedad Peruana de Otorrinolaringología y Cirugía Facial, Alberto Arias Castrat, quien reveló que cada vez son más frecuentes las consultas médicas sobre afecciones al oído y pérdida de la audición.

Añadió que si bien son los adolescentes son los que más utilizan esos aparatos, en nuestro medio el mayor número de casos de pérdida de la audición o lesiones auditivas por este motivo se presenta en personas entre los 20 y los 40 años de edad.

“Se calcula que una de cada diez personas que utilizan estos aparatos llega a tener en algún momento una lesión al oído”, sostuvo el especialista.
Explicó que el oído tiene un límite máximo de tolerancia al ruido de entre 70 y 80 decibeles, y cuando habitualmente se sobrepasa ese límite y se está expuesto por tiempo prolongado las células del oído interno se deterioran de manera paulatina e imperceptible, dando lugar a la pérdida progresiva e irreversible de la audición.
"Cuando el sonido es más cerca al oído es mayor el daño que puede ocasionar, por tanto, las personas que disfrutan de escuchar música a través de los audífonos de los equipos electrónicos mencionados y otros similares deben tener presente que para prevenir algún problema de audición a futuro el volumen de estos aparatos no debe superar los 80 decibeles", agregó.
Arias Castrat agregó que diversos estudios científicos realizados a nivel industrial revelan que la exposición a sonidos por encima de los 90 decibeles durante la jornada laboral puede causar lesiones irreversibles al oído si hay una prolongada exposición.

“Sin embargo, si la persona permanece expuesta a ese ruido sólo por tiempos limitados es posible prevenir las lesiones auditivas”, remarcó.
Cabe precisar que según un reciente estudio científico realizado por la Comunidad Europea las personas que escuchan estos reproductores musicales por más de cinco horas semanales y por encima de los 89 decibles pueden tener pérdida irreversible de la audición dentro de cinco años.
De otro lado, en la actualidad es muy común ver a personas de diferentes edades escuchar música, noticias, etc., a través de pequeños audífonos conectados a diversos aparatos electrónicos de uso personal (MP3, celulares, Ipod), pero a altísimo volumen debido a que en algunos de esos equipos la intensidad del sonido puede llegar incluso a 120 decibeles cifra similar al ruido ocasionado a nivel industrial.
El especialista destacó que el daño que causan los reproductores de música y otros aparatos similares está directamente relacionado con la intensidad del volumen y no con la forma de recepción, por tanto, el uso de cualquier tipo de audífono causa el mismo daño al oído.
Recomendaciones La pérdida de la audición es prácticamente imperceptible porque no causa molestia alguna.
En algunos casos el deterioro auditivo puede comenzar con zumbidos o dolores internos en el oído, pero lo que se da siempre en todas las personas es la dificultad para percibir sonidos agudos y problemas para entender las palabras cuando otros hablan.
"Las personas con disminución de la audición suelen pedir que se les repita lo que se les dice debido a que no entienden con claridad las palabras y esto ya es un signo de alarma", expresó Arias Castrat.
Por esas razones, recomendó como medidas preventivas tener en cuenta que si el volumen de un aparato electrónico es intenso no se deben usar los audífonos por más de tres horas al día y si el sonido que escucha a través de un audífono es percibido por otra persona eso significa que está muy alto, por tanto, debe bajar el volumen y acudir al otorrinolaringólogo.

Asimismo, si la persona escucha bien a cierto nivel de volumen, pero otra persona le advierte que está muy alto, entonces debe ir al otorrinolaringólogo para descartar la pérdida de la audición. ANDINA
Publicar un comentario

Archivo de Noticias